Qué es una auditoría SEO y por qué deberías realizarla en tu web

Inicio » Recursos » Qué es una auditoría SEO y por qué deberías realizarla en tu web

La auditoría SEO es el primer paso que realizamos los profesionales del SEO para analizar el estado general de un sitio web en términos de indexación en las SERPs, arquitectura web, contenido de las páginas (tanto contenido pobre, como duplicado o mal jerarquizado), rendimiento técnico y análisis del enlazado externo. Es como una especie de disección de la web, tras la cual extraeremos errores y líneas de mejora con los que configurar la posterior estrategia de posicionamiento.

La auditoría no es un proceso sencillo, ya que requiere del estudio y análisis de muchos factores que afectan al posicionamiento SEO. Además, es el punto en el que cualquier empresa de consultoría SEO realizará mayor esfuerzo, ya que, a mayor obtención y análisis de datos, más conocimiento tendremos para ejecutar la estrategia más adecuada para cada sitio web. ¿Comenzamos?

Por qué te recomendamos realizar una auditoría SEO si no la has hecho ya

Realizar una auditoría SEO de tu web es el paso imprescindible para hacer despegar tu negocio, y hacerlo con una estrategia a largo plazo que te ayude a mantener tu sitio limpio, ordenado y bien optimizado es vital. Porque sí, puede haber otras formas de hacer que tu negocio web despegue: puedes hacer publicidad en Google Ads, anuncios en Instagram o pagar por una publicación en un periódico digital. Todo eso está genial, y seguramente será una estrategia que te hará crecer y facturar más. Pero ¿conoces la expresión comenzar la casa por el tejado?

En este sentido, antes de empezar a invertir un montón de dinero en campañas pagadas, desde BcomeDigital te recomendamos que inviertas primero en un pequeño proyecto de SEO que permita auditar el estado de salud de tu sitio a nivel de posicionamiento web. Esto es, porque realizando una auditoría podemos detectar tanto errores como oportunidades que pueden tener un gran impacto en tu negocio. Piensa que, tanto si ese impacto puede ser negativo como positivo, mejor saberlo antes para abordarlo, ¿no crees?

Pasos para realizar una auditoría SEO

Hay una serie de pasos a seguir, más o menos comunes, cuando realizamos una auditoría SEO. Es importante prestar atención a todos los bloques, analizarlos y establecer un listado de acciones prioritarias a ejecutar. Dado que las estrategias SEO no son baratas, ya que precisan de bastante tiempo, y normalmente no contamos con presupuestos ilimitados – ¡ojalá! – el punto fuerte principal de nuestra auditoría SEO será identificar aquellas acciones que, con menos esfuerzo de tiempo, nos reportarán mayores resultados o mayor ROI.

Un ejemplo muy básico, para que lo entendamos: imagínate que detectamos que una de las principales páginas de producto en nuestro sitio web está siendo difícilmente rastreable por Google (hay problemas de enlazado interno, la arquitectura web no está bien definida, etc). Siendo una página importante, y con problemas de visibilidad, deberá estar en nuestro “top” de acciones prioritarias para nuestra estrategia.

Analizar la arquitectura del sitio.

Uno de los factores más importantes para el SEO de una web es la configuración de la arquitectura web, o de qué forma se construyen y organizan todas las URLs de nuestro sitio, si son accesibles y se relacionan entre sí de forma lógica y semántica.

Para realizar este proceso, podemos hacer un análisis con la herramienta de crawleo Screaming Frog y detectar posibles inconsistencias a nivel de arquitectura. Hay dos informes que nos resultan especialmente útiles para este proceso, ambos situados en la pestaña de “Crawl Analysis”:

  1. Crawl Tree Graph: en este informe de árbol podemos ver cómo es el proceso de crawleo de nuestra web por parte de Google, para detectar páginas que puedan estar a un nivel de profundidad demasiado grande como para que se perciban como páginas importantes.
  2. Directory Tree Graph: en el caso de este gráfico, vemos todas las páginas de nuestro sitio web separadas por directorios. De esta forma podemos ver si nuestros bloques (o silos) de contenido están bien planteados, y también ver cómo de profunda es nuestra arquitectura para optimizar el llamado “Crawl Depth”.

Analizar el tráfico del sitio desde Screaming Frog

Otros dos informes que nos van a resultar de utilidad a la hora de realizar nuestra auditoría SEO son los datos que obtenemos de la integración de Screaming Frog con Google Analytics y Google Search Console. Para ello, tendremos que conectar las cuentas a través de sus respectivas APIs, desde el menú “Configuración > Conectar APIs”.

Una vez realizada la integración de las dos APIs, podemos acceder a datos interesantes para nuestra auditoría como: revisar las sesiones con una tasa de rebote superior al 70%, URLs sin datos de GA o detectar URLs huérfanas. Desde GSC podremos ver URLs con problemas de indexación, páginas que no se adaptan al móvil o porcentajes de clics en los resultados de búsqueda.

Revisar el rastreo y la indexabilidad.

Otro de los factores más importantes que debemos analizar en nuestra auditoría SEO es la indexabilidad y el estado de rastreo de nuestro sitio web. Que las páginas que estamos intentando posicionar sean accesibles por los robots de Google es el primer paso de cualquier proyecto, ya que de nada sirve crear un buen contenido si no ayudamos a que los robots y las personas lo encuentren. De la misma forma, también será esencial priorizar qué URLs queremos que sean rastreables (e indexables) y cuáles no, para que el contenido que enseñemos a los buscadores sea aquel verdaderamente relevante.

En este sentido, hay varios factores que podemos analizar fácilmente con Screaming Frog para analizar la indexabilidad y el rastreo de nuestro sitio web.

  1. Revisar las directivas 404 y 301 de las páginas.
  2. Etiquetas noindex.
  3. Revisión del informe sitemaps para detectar URLs no añadidas o URLs “huérfanas”.
  4. Configuración de archivo robots.txt.

Auditar el rendimiento y usabilidad de la página.

Hay varias formas de analizar nuestro sitio web a nivel de rendimiento y usabilidad. Podemos hacerlo desde GTmetrix, una plataforma gratuita que nos permite analizar el comportamiento de la web a nivel de tiempo de carga y gestión de recursos. Es interesante ya que utiliza una escala propia para medir el rendimiento (GTmetrix Grade), pero también te proporciona los datos de Web Vitals de Google. El informe es muy visual, y clasifica las acciones a implementar por nivel de impacto en el rendimiento.

Por otro lado, puedes integrar los informes de Google PageSpeed Insights con Screaming Frog mediante la creación de una clave API, que debes introducir en la herramienta de crawleo. La parte positiva de esta integración es que puedes analizar el rendimiento a nivel de URLs individuales y, junto a la integración con Google Analytics y Google Search Console puedes detectar problemas importantes de rendimiento para corregirlos.

Contenido (optimización SEO de las páginas más relevantes para el negocio).

Además, en nuestra auditoría SEO analizamos toda la parte de contenido del sitio web. Hay una serie de preguntas que tenemos que responder durante este proceso: ¿hemos encontrado durante la auditoría contenido duplicado sin una etiqueta canonical correctamente configurada? De ser así, ¿puede estar una página canibalizando a otra?

¿Tienen las páginas pilar de la web contenido de calidad y correctamente jerarquizado? ¿Encontramos páginas de “Thin Content” que puedan suponer una oportunidad para el crecimiento SEO de la web? En este sentido, y siguiendo con nuestra herramienta Screaming Frog, nos toca analizar:

  • Recuento de palabras: para detectar páginas pobres de contenido que estemos intentando indexar.
  • Títulos de página y meta description: ¿Tienen todas las páginas indexables un buen título de página y metadescripción? Recuerda que es el primer texto que ven sobre nuestra web en las SERPs de Google y tenemos un tamaño acotado. Es importante trabajarlo, tanto para el SEO como para aumentar el CTR en las búsquedas.
  • Distribución de etiquetas < h1 – h6 >: es importante revisar que el contenido se esté etiquetando y estructurando correctamente para que Google entienda nuestras páginas lo mejor posible. Para ello, el uso de los headers es imprescindible.
  • Datos de GA y GSC: de nuevo, echar mano a los datos de las APIs de GA y GSC nos aporta más información sobre la calidad de nuestro contenido. Sobre todo, para identificar páginas con una gran tasa de rebote, una baja tasa de conversión o un tiempo de permanencia demasiado bajo.

¿Hay una buena estructura de enlazado interno? ¿Qué pasa con el enlazado externo?

Otro de los grandes temas a abordar en una auditoría SEO es la organización del enlazado interno y externo de la web. El enlazado interno tiene una gran relevancia en el posicionamiento de una web, ya que es la forma de ir distribuyendo la fuerza y la autoridad de un sitio web hacia las URLs más importantes para el negocio. De nuevo, igual que pasaba con la arquitectura web, podemos tener una URL con buen contenido para posicionar o preparada para convertir. Pero si no es accesible a nivel de enlazado interno, no tendrá ningún valor. Será como una isla en medio del océano.

Para analizar la distribución del enlazado, podemos volver a echar mano del informe “Crawl Tree Graph” para tener una visión general de cómo está funcionando el enlazado interno. Sin embargo, el dato más sencillo de consultar es el nivel de profundidad. Lo ideal sería que la mayoría de las URLs estuviesen a un nivel de profundidad menor a 4. También es importante fijarse en las URL que no tienen definido el nivel de profundidad, porque nos indica que pueden ser páginas huérfanas.

Respecto al enlazado externo, el primer paso primordial es analizar el perfil de enlaces del sitio web, y compararlo con el de tu competencia más directa. Esta investigación la puedes realizar con herramientas SEO como SEMrush, MOZ o Ahrefs de forma bastante sencilla. Desde SEMrush, al tener un proyecto creado te va avisando del “nivel de toxicidad” de tu perfil de enlaces, para que puedas decidir si marcar ciertos enlaces como “disavow”.

Una vez revisado y limpiado el perfil de enlaces, pasamos a analizar la brecha de backlinks existente entre nuestra web y la de nuestra competencia más directa, con el fin de encontrar nuevas oportunidades de enlazado externo.

Más aspectos a tener en cuenta a la hora de auditar.

Dependiendo del presupuesto y los niveles de profundidad del proyecto SEO, podemos tener muchos más puntos a tener en cuenta, pero los mencionados anteriormente son los más básicos. También se puede analizar:

  • La correcta implementación de fragmentos enriquecidos.
  • Páginas huérfanas, sin enlaces. Pueden ser páginas relevantes para nuestro negocio, pero si no reciben enlaces, están aisladas y no son detectables por Google.

¿Qué hacemos con los resultados de la auditoría SEO?

Con toda esta información, ¿por dónde empezamos? Dependiendo de la profundidad del proyecto y de los resultados que arroje la auditoría SEO, tenemos que definir una priorización de las acciones a realizar. Nuestro consejo es utilizar la matriz impacto-esfuerzo. Mediante esta matriz, nos encontramos con diferentes niveles de prioridad para las correcciones que marca la auditoría. Por ejemplo, si encontramos páginas huérfanas destinadas a la conversión, nos conviene trabajar el enlazado interno, ya que pueden ser claros quick wins (puntos de bajo esfuerzo de corrección que pueden tener un gran impacto).

Sin embargo, si vemos que se puede mejorar ligeramente el WPO de las páginas de la tienda online, pero supone trabajar la unificación de recursos JavaScript, posiblemente no nos merezca la pena meternos en ese tipo de cambios, porque el impacto será menor y el esfuerzo alto.

¿Ya tienes más claros los puntos más relevantes de una auditoría SEO? Por supuesto, cada proyecto tiene sus particularidades y no se puede marcar una auditoría estándar, pero hay aspectos que se deben trabajar con toda seguridad.

Si quieres saber más sobre cómo utilizar esta metodología en tu negocio contacta con el equipo BcomeDigital. Crearemos un método de trabajo adaptado a tu negocio con el que captar y mantener una clientela fiel.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Debes saber que al solicitar tu suscripción, tus datos serán incorporados a un fichero propiedad de Bcomedigital, S.L. cuya finalidad es enviarte información sobre cursos, productos y actividades de la empresa así como novedades en el sector.Para ello necesitamos tu consentimiento expreso y, por ello, enviaremos a tu email un enlace de confirmación de la suscripción. La empresa encargada del envío de dicha información es Mailchimp, de The Rocket Science LCC. Esta empresa cumple con los estándares de privacidad exigidos por la normativa europea. Tus datos serán conservados mientras no solicites su supresión. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y supresión de tus datos, así como otros derechos de los cuales te informamos de forma adicional en la Política de Privacidad, mandándonos un email con el derecho que desees ejercer a bcomedigital@bcomedigital.com

OTROS ARTÍCULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR

¿Qué es la analítica web?
¿Qué es la analítica web?
Mejores plugins SEO para WordPress (2022)
Mejores plugins SEO para WordPress (2022)
Cómo indexar más rápido con Instant Indexing API y Rank Math
Cómo indexar más rápido con Instant Indexing API y Rank Math