Todas las personas podemos y debemos vender. Esta afirmación resume la ponencia Taller 4: Aprender a vender que Silvia Mazzoli impartió el martes pasado, dentro de los 10 Cursos prácticos para tu negocio que organiza Euskadi Emprende. Recopilamos las 10 ideas – conclusiones que nos han resultado interesantes.

Resultó interesante escuchar ideas reales para una pyme, negocio en general, persona emprendedora o profesional. Porque nuestra actitud hacia la venta se ve reflejada en cualquiera de estas facetas profesionales y bien aplica si tu actividad profesional requiere vender productos, servicios, ideas, una marca o desarrollar tu imagen profesional.

Estos mensajes también se pueden extrapolar si eres una persona en búsqueda activa de empleo, así que te animamos a que leas este artículo y apliques estas ideas a tu realidad:

  1. Todas las personas somos vendedoras, todas podemos y debemos vender. Podemos encontrar muchas excusas por el camino (no tengo tiempo, mi perfil es técnico, no me gusta vender), pero no sirve esconderse en ellas.
  2. El proceso de venta se ha sofisticado e incluye el uso de las redes sociales. En éstas, también tenemos que cuidar nuestra imagen.
  3. El objetivo del marketing es hacer innecesaria la venta. La clave: 1. identificar a nuestra clientela, 2. entender sus necesidades, 3. aportar valor. Si sólo pretendes colocar un producto, no conseguirás materializar la venta.
  4. Ya no aplican los estereotipos conocidos (el perfil del vendedor tradicional).
  5. Ser vendedor/a es una profesión y hay que hacerlo bien. Cualidades a destacar en este tipo de profesionales: ser entusiasta, tener resistencia al fracaso, ser perseverante, demostrar flexibilidad y empatía. Pero sobre todo, disponer de capacidad para retroalimentarse de las experiencias de venta vividas. Es la forma de aprender, crecer, mejorar y plasmar el aprendizaje en tu empresa, marca, producto o servicio.
  6. Para vender hay que prepararse y eso incluye investigar, disponer de material de venta ordenado, tener trabajado un argumentario de venta y las posibles objeciones que surjan.
  7. Una buena base de datos de clientes o sistema CRM es imprescindible. No tiene por qué ser sofisticado pero debe recoger unos mínimos de información: clientes, competencia, prospectos, potenciales y visitas. Porque, incluso en los momentos de máxima actividad, no se puede descuidar la actividad de prospección (idealmente, representa un 30% de la actividad desempeñada).
  8. Aprender a presentarse, controlar el lenguaje corporal, mostrarse relajada, segura, tranquila y comunicar de forma clara y entendible. Porque la primera impresión juega un papel fundamental en todo el proceso de venta: “no llames la atención sobre tu persona más que sobre lo que vendes”.
  9. En general cuesta pero el optimismo también es un factor que influye en nuestra capacidad de comunicar. Por eso, es importante construirse tu propio léxico optimista y emplearlo.
  10. Escuchar y hablar al 50%, mostrar empatía y trabajar los motivos de compra, deseos y emociones de la clientela. Pero sin olvidar que somos interlocutores de la venta, l@s responsables de dirigir el proceso.

 

Pin It on Pinterest