Toda la razón. Mantener un blog cuesta, es un esfuerzo constante, que requiere tiempo, energías, saber hacerlo, un plan de contenidos para que resulte atractivo,…Pero es uno de los pilares de la estrategia digital de nuestra empresa, así que no nos vale escudarnos en la pereza. 

En BcomeDigital también sufrimos “en carnes” el trabajo que supone escribir, de forma constante y regular, en nuestro blog. Pero somos conscientes de su importancia. No queda otra si, por ejemplo, buscamos posicionar nuestra web en los primeros puestos de Google o aportar un contenido de interés a nuestra clientela o a potenciales clientes.

El objetivo de este post es compartir contigo los beneficios que aporta mantenerlo para tu empresa. 6 razones por las que escribir un blog:

1 – Un blog ayuda a dar a conocer nuestra actividad, tanto si somos profesionales independientes o una compañía que busca dar a conocer su marca. Si nuestra presencia digital se ciñe a una web, con unas páginas estáticas (quiénes somos, qué servicios prestamos , cuál es nuestro equipo y cómo contactar), el escaparate digital que disponemos es reducido. Cada artículo que escribamos en el blog es una oportunidad para mostrarnos y compartir nuestro día a día.

2 – En términos de buscadores (y más concretamente, Google), nuestra web no tiene el mismo “peso” si consta de 4 secciones fijas o, periódicamente, vamos aumentando nuestro contenido digital con los artículos que publicamos en el blog. El blog gira en torno a nuestra actividad empresarial, con lo que confirmamos a Google nuestra experiencia en el sector además de ser una web viva, en constante actualización.

3 – Cada artículo que escribimos en la web, si lo dinamizamos correctamente (en las redes sociales, los portales de conocimiento, a través de email marketing,…) es una oportunidad única para dirigir tráfico (visitas) a nuestra web. Si escribimos contenido que resulta interesante, podemos provocar el interés de nuestr@s lector@s sobre qué servicios prestamos, quiénes somos,…es una forma genuina de llegar a las personas interesadas en nuestros productos y/ o servicios.

4 – Un blog, bien estructurado, es un repositorio que admite todo tipo de contenidos: podemos contar nuestras últimas experiencias profesionales, compartir nuestro porfolio, ese proyecto tan interesante que acabamos de finalizar, el lanzamiento de una nueva línea de negocio, nuestra participación en determinado evento del sector, opinar y/ o resumir noticias vinculadas a nuestro negocio,…y todas estas opciones, directa o indirectamente, hablan sobre nuestra empresa, nuestra profesionalidad,…”nuestro libro”.

5 – Uno de las funcionalidades imprescindibles de un blog es dar la opción, a las personas interesadas, a que se suscriban. A través de un formulario sencillo (nombre, apellido y correo electrónico), las personas que nos leen, si encuentran interesante el contenido, pueden apuntarse al blog y recibir por mail las actualizaciones. A cambio, nos están dejando una información muy valiosa, sus datos de contacto. Ampliar nuestra comunidad digital, a través de contenido de interés, es de vital importancia, una captación de “leads” (personas que han mostrado un interés por nuestra empresa o persona) que resulta natural y efectiva si lo hacemos con un blog.

6 – La segunda funcionalidad básica en un blog es la botonera de compartir los artículos en las redes sociales. Cada artículo que escribimos, si conseguimos despertar el interés de las personas que nos leen, puede ser compartido digitalmente, traernos a la web nuev@s lector@s y, sobre todo, potencial clientela interesada por nuestra marca. Difícilmente esto va a ocurrir si nos quedamos con una web con las 4 páginas estáticas. Las nuevas personas que se acercan a nuestra web lo hacen con la “recomendación digital” de alguien que forma parte de su red de amistades digitales. Actúan como prescriptores de nuestro contenido y, para estas personas, es de mayor valor.

Pero un blog no funciona si nuestro contenido no resulta interesante, es un panfleto comercial sin aportar valor a las personas que lo leen, está planteado como autobombo, sin cuidar la redacción, lleno de faltas de ortografía y una estética que carece de profesionalidad. Así que toca ponerse las pilas en este punto. Anímate, tu marca te lo agradecerá.

 

 

Pin It on Pinterest