Internet ha tenido un efecto multiplicador del networking ya que nos ha dado herramientas para conseguir redes de contactos profesionales como nunca antes se habían tenido. Las redes sociales nos permiten rastrear y mantener el contacto con personas a las que, sin Internet, sería mucho más difícil, o incluso imposible, localizar. Y los mensajes online facilitan mucho la comunicación y el acercamiento, siendo un medio mucho más amable y menos invasivo que las clásicas llamadas de teléfono.

Pero, incluso con la ayuda de las redes sociales e Internet, a veces es difícil mantener vivos los contactos profesionales. El paso del tiempo, la falta de oportunidad o pertenecer a sectores muy dispares puede provocar el distanciamiento o la pérdida de contacto con demasiada facilidad.

Mantener los contactos, o incluso retomarlos, precisa de cierta planificación. Como no se trata de una relación de amistad sino de una relación más formal, es comprensible sentir que necesitamos una excusa para enviar un mensaje que no parezca forzado o anacrónico. Para ello, las fechas especiales que se producen a lo largo del año pueden convertirse en una excelente excusa.

Seis momentos señalados para mantener o recuperar un contacto profesional

Algunas ocasiones son comunes a todo el mundo, como la Navidad o alguna fiesta local. Otras, por el contrario, son momentos personales que nos abren una puerta para enviar un mensaje y cultivar el contacto.

La red social por definición para el networking profesional es LinkedIn, aunque no debemos descartar otras redes si nos permiten tener información de personas con perfiles interesantes.

Navidad

La Navidad es una ocasión en la que lo habitual es enviar y recibir mensajes. Es una costumbre plenamente aceptada que nos da una oportunidad justo a final del año.

Si envías un mensaje amable pero común para todos tus contactos, harás que te recuerden, aunque sea vagamente. Un mensaje más personalizado puede ser una vía para comenzar una conversación.

El primer tipo de mensaje es útil para mantener ciertos contactos sin mucho esfuerzo o para aquéllos con los que ya tienes un vínculo fuerte. El segundo es más efectivo si quieres fortalecer o retomar algún contacto distanciado, aunque habrá que dedicar más tiempo a su elaboración.

Cumpleaños

Facebook y LinkedIn suelen avisar de este dato, o podemos conocerlo por nuestros propios medios. En cualquier caso, es una ocasión perfecta para enviar un mensaje.

Ten en cuenta que un simple “¡Felicidades!” no bastará. Ese día recibirá multitud de felicitaciones, muchas de sus amistades, así que tu mensaje necesitará tener algo distinto para destacar sobre el resto y hacerte reconocible.

Aniversario de trabajo

Entre las alertas de LindkedIn están las que nos animan a felicitar a profesionales de nuestra red de contactos que, tal día como hoy, ingresaron en la empresa en la que trabajan.

No dudes que es una buena excusa para escribir a esa persona. Al no tener una relación muy estrecha, ocurre lo mismo que en el caso del cumpleaños. Si quieres que caiga en quién eres, tu mensaje deberá tener ese toque personal que haga que no se pierda entre todos los mensajes de felicitación que recibirá en esos días.

Cambio de trabajo

LindkedIn es la red social donde más fácilmente se puede conocer este dato, aunque nunca descartes otras fuentes. Es un buen momento para contactar, felicitar por el cambio e interesarse por la nueva situación.

Apariciones en prensa o similares

La aparición de alguien en prensa, televisión (también canales digitales) o en radio es una ocasión excelente para enviar un mensaje. Te recomendamos que, en tu texto, hagas referencia a algunas de sus palabras: así sabrá que te has tomado la molestia de leerlas o escucharlas. Esto dará más valor a tu mensaje, más allá de una simple felicitación.

Si no hay una ocasión especial cercana, créala

Cuando nos faltan todas las ocasiones anteriores y la Navidad está muy lejos, podemos buscarnos una excusa. Cosas como “Hoy hace X años que conseguimos sacar adelante aquel proyecto y me he acordado de ti. ¿Cómo te va?” o “He visto a (antigua compañera) y nos hemos acordado de ti” pueden ser buenos argumentos para empezar una conversación. Otra opción es recurrir a algún contacto compartido con el que tengas confianza, para que te eche una mano.

En las redes sociales las personas están receptivas; no eres la única persona interesada en cultivar su networking. No temas escribir a tus contactos. Lo más importante es recordar que, además de tu provecho personal, todo buen networking debe tener en cuenta los intereses del resto de personas que forman tu red. El paso del tiempo acaba dejando rastro de nuestra manera de actuar: estar disponible solo para pedir y nunca para ofrecer acabará afectando negativamente a tu red de contactos.

networking-red-contactos

Pin It on Pinterest