En Bcome Digital hemos tenido la oportunidad de que nos entreviste Beatriz Donayre, Consultora en storytelling estratégico y comunicación creativa para marcas y empresas. Durante la entrevista reflexionamos sobre la situación actual de marketing digital tras la pandemia.

Estamos muy felices con la oportunidad de reflexionar en alto, esperamos que también disfrutes leyendo y nos puedas conocer un poco más.

1. ¿Cómo una agencia especializada en marketing digital se enfrenta a un contexto como el de la crisis sanitaria mundial?

Por introducir nuestra actividad, BcomeDigital comenzó en 2014. Somos una consultora de marketing digital especializada en el análisis, diseño y puesta en marcha de planes de marketing. Somos especialistas en el uso de la analítica digital para alcanzar los objetivos de las empresas que confían en nuestro equipo. Desde nuestra fundación, hemos ido conectando con una clientela fiel con la que hemos establecido una relación de confianza que nos permite crecer mutuamente.

En este contexto de crisis sanitaria nos hemos encontrado con organizaciones que han necesitado tomarse un tiempo para respirar y otras que, por el contrario, han requerido una respuesta rápida, inmediata y flexible en el ámbito de la comunicación digital. Y ahí nos han encontrado.

Nuestra empresa ha respondido adaptándose a las necesidades de cada una. Este nuevo escenario que estamos viviendo ha requerido, por nuestra parte, una gran dosis de flexibilidad y cintura.

En el ámbito interno, hemos puesto mucho énfasis en la comunicación para tranquilizar y hacer partícipe a todo el equipo de la situación en la que nos encontramos. Y hemos tirado de humor y resiliencia para llevar el confinamiento de la mejor manera posible.

2. ¿Tuviste que cambiar algunas de tus funciones, acciones o estrategias de contacto con tus clientes para mantenerte en actividad?

Sin duda, esta situación de crisis sanitaria ha hecho que, en BcomeDigital, nos tengamos que adaptar. Para empezar, hemos priorizado la salud propia y de nuestras familias, extendiendo la fase de teletrabajo hasta el mes de julio. No había más razón para incorporarnos al trabajo presencial que la de retomar el contacto físico de nuestras relaciones laborales, y éste podía posponerse por varios motivos.

Para empezar, la tecnología ya estaba incorporada en nuestro día a día antes del estado de alarma, acompañada de una definición práctica de procedimientos de trabajo, por eso ha sido relativamente sencillo pasar a trabajar 100% en remoto. No se ha trabajado igual porque somos personas y esta situación de alerta sanitaria no nos resulta indiferente, pero tocaba seguir adelante y hemos conseguido ser eficientes en términos laborales con un esfuerzo de adaptación muy razonable.

Internamente hemos establecido reuniones diarias de contacto, a través de Zoom, para vernos, tener una cierta normalidad laboral y organizar y priorizar las tareas. Después, cada persona del equipo se autoorganiza según su realidad y circunstancias personales, y los canales de comunicación habituales (mail, Trello, WhatsApp, teléfono) están abiertos.

Con nuestra clientela hemos trabajado en la misma línea, utilizando los medios telemáticos con los que más cómoda se sentía. Podemos decir que hemos hecho ¡un máster! en las diferentes herramientas que están disponibles en el mercado. También hemos mantenido mucho contacto telefónico y hemos adaptado nuestro horario de atención a la realidad de las personas con las que trabajamos habitualmente.

De nuevo nuestra respuesta se resume en una sola palabra: flexibilidad.

3. ¿Qué fue lo más complejo a lo que te tuviste que enfrentar?

La gestión de la incertidumbre personal y profesional, tanto propia como de nuestra clientela. Hemos tenido la gran suerte de que la salud nos ha acompañado y no hemos vivido, de cerca, casos concretos de personas afectadas por el virus del Covid-19.

Esta realidad es la que, en todo momento, hemos tenido presente también para relativizar el grado de incertidumbre con el que hemos vivido estos meses.

4. Desde tu punto de vista, ¿qué oportunidades han salido a la luz en el ámbito de la comunicación y el marketing?

Personalmente, no me gusta hablar de oportunidades en este contexto de crisis sanitaria que también ha derivado en una crisis económica. Es difícil ver algo positivo ante la cantidad de personas afectadas, en mayor o menor medida, por esta pandemia mundial. Por sacar aprendizajes de este periodo vivido, la importancia de hacer un uso racional de la tecnología y la disposición de ésta al servicio de las personas.

En nuestro ámbito profesional más concreto, me gustaría destacar la diferencia que encontramos entre aquellas organizaciones que se encuentran digitalizadas y hacen uso de la analítica digital para la toma de decisiones de negocio y las que no. En este contexto, las empresas que saben que no solo es necesario recoger datos, sino que han trabajado por desarrollar la capacidad de interpretarlos y obtener información, han podido hacer frente a la situación de otra manera y avanzar con menos incertidumbres.

5. ¿Se puede hablar de valor agregado en épocas de crisis?

Es difícil de responder, de forma generalizada, a esta pregunta. Se trata de una pandemia mundial que ha sido un verdadero tsunami en todos los ámbitos profesionales y que sigue teniendo un impacto muy directo en las personas. Una situación que además ha propiciado brechas y desigualdades en el ámbito social, educativo y de las personas en general. Sin olvidar los colectivos más vulnerables. Es difícil hablar desde el binomio de crisis – oportunidad cuando la primera ha sido (y es) tan profunda.

En el ámbito profesional nos hemos encontrado con empresas que han frenado en seco su actividad por el cierre de sus establecimientos o la paralización forzosa de su actividad. Una de las reflexiones que más hemos escuchado es que “si esta situación se vuelve a producir durante el otoño, no nos puede encontrar sin una estrategia digital en marcha”.

Como organización nos ha abrumado la avalancha de solicitudes de colaboración buscando soluciones efectivas (y baratas) en el corto plazo. Nuestro mensaje ha ido más en la línea de la contención y la necesidad de trabajar de forma constante y gradual para que una estrategia de marketing digital funcione. No hay soluciones mágicas, hay trabajo y perseverancia.

6. ¿Cómo aprender a integrar lo digital en nuestras profesiones o negocios?

La tecnología y los entornos digitales tienen que estar al servicio de las personas. Son un medio para alcanzar diferentes fines profesionales aunque, por sí mismas, no dejan de ser un instrumento que requiere de una cultura organizacional implementada e interiorizada donde el respeto por las personas y su diversidad esté en el centro.

Con esto quiero decir que, por un lado, son unas herramientas fantásticas que, bien utilizadas, favorecen la comunicación, la flexibilidad laboral y la conciliación. Desde el punto de vista estratégico, son una oportunidad para que los negocios lleguen más lejos porque consiguen ser visibles en espacios geográficos que, de otra manera, resultarían inalcanzables.

Por otro lado, su uso tiene que responder a un para qué y las personas que trabajan en las organizaciones tienen que visualizar el beneficio intrínseco de utilizarlas. Solo así se conseguirá integrar lo digital en el ámbito laboral.

7. ¿Qué pasará después? ¿Cómo ves el futuro del marketing y la comunicación o cómo quisieras que sea cuando se retome poco a poco a la supuesta normalidad?

Es difícil saber qué nos deparará el futuro, ni siquiera en el corto plazo. En pleno mes de julio ni siquiera sabemos cómo, desde Educación, se va a resolver la incorporación del alumnado a las aulas. Pero me gustaría pensar que esta situación vivida nos va a hacer mejores personas y se va a poner el foco en los aspectos sociales, lo comunitario y lo público.

Una “nueva normalidad” donde las empresas pongan en valor la importancia del marketing digital y la comunicación, con una estrategia bien definida que les permita llegar más allá con sus mensajes y aporte valor a las personas consumidoras. Un marketing honesto donde prevalezca la veracidad del mensaje.

Yo espero que las organizaciones hayan comprendido que la tecnología y los medios digitales son auténticas aliadas para impulsar sus negocios y que, sin importar el tamaño de la PYME, los datos están a su servicio.

marketing-digital-covid-19
Descarga el PDF

Pin It on Pinterest