Una vez que decides contratar a alguien externo para gestionar, o para ayudarte a gestionar, el marketing digital de tu empresa, es recomendable que la integres como parte de tu equipo para que la relación funcione y así obtener los mejores resultados posibles.

Por su parte, esa persona debe merecer tu confianza. Cuando se subcontrata un servicio, del tipo que sea, tenemos que poder confiar en que, quien lo haga, lo hará sin aprovecharse de nuestro desconocimiento. Igual que cuando vamos a una consulta médica, esperamos que no nos harán más pruebas de las necesarias para cobrárnoslas después, lo mismo debe suceder con cada profesional que contratamos para ayudarnos con nuestro negocio. 

En marketing, tanto digital como convencional, dependemos de los gustos de las personas, de sus intereses, de cómo llamar su atención, y no siempre es fácil averiguarlo. Por todo ello es difícil identificar una propuesta mal planteada si no tenemos nociones de marketing, ya que no existen reglas que sirvan de guía.

4 señales inequívocas de que la consultoría de marketing digital no te asesora bien.

La buena noticia es que existen señales que avisan si una oferta de marketing no está bien elaborada y que, casi con toda seguridad, no terminará bien para tu negocio.

Si estás en proceso de seleccionar un servicio de marketing digital para tu empresa y detectas una, o varias, de las siguientes cosas, desconfía.


1.- PROMETEN RESULTADOS MUY CONCRETOS y EN MUY POCO TIEMPO

Ya hemos dicho que no existen reglas ni métodos matemáticos. En marketing, digital o convencional, debes tener una estrategia, pero nada garantiza unos resultados seguros.

Si te prometen cosas como conseguir 5.000 seguidores en 2 meses o 7.000 visitas en 5 meses, es que realmente no saben cómo funciona el marketing. Una persona profesional de verdad ofrecerá cosas como mejorar, aumentar, crecer en unos porcentajes razonables y siempre sujetos a revisión, porque la posibilidad de error existe.

Si empezáis a trabajar y realmente consiguen esos números, es muy probable que estén llevando a cabo prácticas poco convenientes, como por ejemplo comprar seguidores o construir un linkbuilding con enlaces a páginas fraudulentas. Si consiguen lo primero, será un éxito momentáneo ya que, al estar basado en una comunidad ficticia, no durará mucho. Por su parte, un linkbuilding artificial puede suponer una dura penalización de Google, afectando negativamente a tu posicionamiento en Internet.

Recuperarse de este tipo de prácticas es muy costoso en tiempo, dinero y credibilidad.

2.- NO NECESITAN REUNIRSE CONTIGO NI CON TU EQUIPO

Por una parte, antes de actuar es imprescindible reflexionar. Por otra, es crítico que todas las estrategias de la empresa vayan alineadas, mundo digital incluido. Y, para acabar, nadie mejor que tú conoce tu negocio y lo que esperas conseguir.

Por eso, si no está previsto tener una serie de reuniones antes de empezar a actuar, si no ven necesario tomarse un tiempo para conocer tu empresa y tus expectativas, será difícil que las nuevas personas de tu equipo puedan llevar a cabo las acciones correctas. Es como pretender que un comercial salga a vender sin haberse aprendido el producto y sin conocer los objetivos de venta.

3.- NO INCLUYEN LA ANALÍTICA EN SU MÉTODO DE TRABAJO

El marketing online va íntimamente ligado a la analítica, una herramienta imprescindible para saber si las acciones que estamos llevando a cabo nos conducen hacia nuestros objetivos.

Una persona que domina el marketing digital sabe que la analítica es vital en cualquier estrategia en Internet. Hay que darse un tiempo para definirla e implantarla en los escenarios digitales de tu empresa. Será el termómetro de todo lo que llevéis acabo. Sin analítica, se avanza a ciegas.

Desconfía de quien desprecia o minimiza la importancia de la analítica.

4.- PROMETEN MUCHO POR POCO DINERO

Está muy extendida la percepción de que todo lo que está relacionado con Internet es gratis, fácil o por diversión. Por eso la gente no se sorprende si le ofrecen mucho por poco dinero.

El marketing online y el trabajo en las redes sociales son horas de trabajo cualificado, del que depende la imagen que proyectará tu negocio en el escenario digital. Cuando el precio es llamativamente bajo, no dudes de que el número de horas dedicadas será escaso. Esto significa que habrá que hacer muchas cosas en poco tiempo, reduciendo la atención y la calidad, con poco tiempo dedicado al contenido y una atención deficiente en redes sociales… no te engañes: nadie da mucho por poco dinero.

Lo mismo que entendemos que no se puede hacer un anuncio para la televisión con un presupuesto bajo, no debemos lanzarnos a Internet subestimando sus gustos. En Internet están las mismas personas que ven la televisión y valoran la calidad en todos los ámbitos, incluido el digital.

Consecuencias de un mal servicio de marketing digital.

La primera, y más evidente, consecuencia de un mal servicio de marketing digital será que el dinero no estará invertido, sino que habrá sido un gasto inútil, porque los resultados obtenidos serán malos y, con toda seguridad, no serán una buena base sobre la que seguir trabajando.

En el mejor de los escenarios, tendremos que volver a empezar de cero, como si no hubiésemos hecho nada. Otra posibilidad, ésta es peor, es encontrarnos con que tenemos que arreglar el desaguisado para poner el contador a cero antes de volver a empezar, aumentando aún más el gasto. No vamos a hablar ya de posibles daños en la reputación o en la credibilidad.

Además, a las PYMES les suele costar adentrarse en el mundo digital así que, si la primera vez que se asoman a Internet les ocurre algo así, puede resultar una experiencia muy traumática que dejará secuelas en forma de mayor desconfianza hacia Internet, agrandando el mito de: “Internet no es para mí ni para mi negocio”. 

Si detectas estas cuatro señales, solas o combinadas, te recomendamos detener el proceso de contratación. Si ya estáis trabajando, también recomendamos detener el trabajo antes de que se convierta en un problema más grande. En Internet, como en la vida en general, hacer trampas puede funcionar al principio, pero a largo plazo no sirve. La clave siempre está en el trabajo bien hecho. Incluso en los casos en los que parece que fue fortuito, detrás del éxito en Internet siempre hay muchas horas y calidad o, como mínimo, mucha originalidad.

consultoria-marketing-digital

Pin It on Pinterest