Hoy en día la mayoría de las webs tienen instalado el código de Google Analytics. Esta herramienta gratuita ha servido para democratizar y permitir que cualquier negocio, sin importar su presupuesto, cuente con una herramienta potente que le proporcione datos fundamentales para conocer el funcionamiento de su web y de su negocio, y poder tomar decisiones al respecto.

Conocer los datos es importante, pero aún más importante es conocer su evolución y su comportamiento. Para ello, cuando estamos  empezando a utilizar Google Analytics hay una serie de pasos dentro de la configuración que son básicos para arrancar con buen pie y conseguir información relevante desde el primer momento.

5 configuraciones básicas en Google Analytics

1. Como mínimo, necesitas dos vistas para cada instalación de Google Analytics.

La copia de seguridad y la vista de trabajo. Como su propio nombre indica, la copia de seguridad es para esos casos en los que hay algún problema con la vista de trabajo. En esta vista la herramienta acumula la información sin ninguna personalización. Son los datos en bruto.

La vista de trabajo será el resultado de todos los ajustes necesarios para ver exactamente la información que más nos interesa.

2. Modifica el huso horario.

En BcomeDigital todavía nos encontramos con proyectos donde la zona horaria apunta a ¡Asia Pacífico o Los Ángeles! Para que esto no ocurra, debemos corregir la zona horaria. Así tendremos la certeza de que el intervalo de tiempo elegido para analizar la información es el real.

3. Activa la medición de las búsquedas internas.

Casi todas las webs tienen un buscador interno de contenidos que facilita encontrar la información. Al realizar una búsqueda en la web, en realidad, el gestor de contenidos “construye” una URL con los parámetros de búsqueda. Activar la búsqueda supone que después podremos obtener el listado de los términos más usados cuando buscan información en nuestra web. Esta información de Analytics tiene un valor incalculable para poder mejorar la experiencia de usuario en la web, para incorporar nuevos contenidos al blog de la empresa y, ¡quién sabe! para descubrir oportunidades y/o nichos de negocio.

4. Modifica la moneda.

Por defecto, Google Analytics utiliza los dólares. Aunque en un primer momento no vayas a definir objetivos de medición, en BcomeDigital recomendamos dejar este cambio hecho desde el principio.

Los objetivos permiten saber si las personas que visitan la web de tu empresa se comportan como tú quieres que lo hagan. Sirven para saber cosas como, por ejemplo, cuántas personas se han descargado el catálogo de productos, desde qué página de la web han hecho clic en el teléfono o cuántas personas han navegado por la web más de un tiempo en concreto, entre otras muchas.

Cuando los objetivos se cumplen, Google Analytics, asigna a la página de la web, un valor económico. Así podrás saber qué secciones de la web “valen” o funcionan mejor.

5. Excluye las visitas que generan los buscadores.

Saca de los resultados de Analytics las visitas generadas por buscadores cuando están indexando tu web, tanto de Google como otros. Según un estudio publicado a principios del 2018 por la empresa Global Dots, este tráfico no humano (el denominado “bueno”, porque lo generan los buscadores) puede ser alrededor de un 20%, aunque puede variar según el tamaño y el tipo de web.

Si sigues al menos estos cinco pasos estarás empezando con buen pie en el camino de la analítica web. Recuerda que, una vez tengas los datos, lo realmente importante es interpretarlos y contextualizarlos para poder poner en marcha acciones alineadas con los objetivos empresariales que te hayas marcado.

configuraciones-básicas-analytics

Pin It on Pinterest