Un perfil de LinkedIn tiene que transmitir profesionalidad. Es una red social profesional, fuente consultada por departamentos de Recursos Humanos, Áreas Comerciales y cualquier  profesional con el que vayas a establecer contacto. No es un mero curriculum, al estilo de Infojobs, así que aprovechamos para recordar los básicos que tiene que disponer un perfil de LinkedIn.

  • Acudo a un evento, una actividad de networking, una jornada de especialización, una reunión comercial…tras el intercambio de tarjetas de visita, el siguiente paso que realizamos es buscar el perfil de este nuevo contacto en LinkedIn y enviarle una invitación para conectar.
  • Recibes una comunicación/ invitación a formar parte de la red digital de una persona y, antes de aceptar, accedes a su perfil en esta red social para conocerla, ver qué contactos tienes en común,…
  • A través del boca – oreja, recibes una llamada telefónica de un@ potencial cliente. Una vez has tomado nota, tu siguiente impulso es acudir a LinkedIn para obtener más información de la persona que se ha puesto en contacto contigo y conectar a través de esta red.

Son tres situaciones que seguro te resultan familiares porque, comprobado, las personas en el mundo empresarial hemos incorporado esta red social como fuente de información. Los beneficios son innumerables, la información que aporta es muy valiosa y te permite abordar tu actividad profesional con información y no ir a ciegas a una primera reunión. Es probable que, tras analizar los contactos comunes que tienes con esa persona, realices alguna llamada. Pero la información te la ha proporcionado esta red.

4 aspectos a cuidar en LinkedIn si quieres causar una buena impresión digital:

  1. Incluir una foto. Que transmita profesionalidad, de acuerdo a los objetivos que te has marcado, nítida y con el tamaño adecuado para LinkedIn. Un fondo claro, discreto pero sin ser la imagen del D.N.I. Tampoco vale aprovechar este espacio para incluir el logo de tu empresa porque LinkedIn ya dispone de otros sitios donde incluir esta información. Una imagen natural y profesional, que transmita confianza e interés por contactar contigo. Es la primera impresión y la oportunidad de que tu perfil destaque frente a otros.
  2. Ser conectable. En LinkedIn disponemos de una sección, específica, donde incluir nuestros datos de contacto: teléfono, correo electrónico, web y blog de empresa, otros perfiles de redes sociales,…es una red social profesional, no se trata de una red social vinculada a ocio así que esta información tiene que estar visible y accesible para cualquier persona que quiera contactar contigo. Parece una obviedad pero ya nos hemos encontrado unas cuantas personas, con perfil emprendedor, con las que resulta ¡imposible! contactar. Al menos, ¡el correo electrónico!
  3. Activar nuestro perfil público y personalizarlo. LinkedIn da la opción de aparecer en las búsquedas de Google, incluso si la persona que busca información no está, en ese momento, conectada a LinkedIn. En las opciones de configuración, puedes indicar qué detalle quieres que, estas personas no conectadas a LinkedIn, puedan ver de ti. Hacerlo así hace que aumenten las posibilidades de ser encontrad@s siempre que, además, personalicemos la URL pública con nuestro nombre y apellidos:modificar-perfil-publico-linkedin
  4. Completar el extracto. El extracto es la sección donde, en primera persona, te puedes presentar y captar la atención de la persona que acaba de acceder a tu perfil. No se trata de copiar tu curriculum, ni una carta de presentación como las de antaño. Preséntate con naturalidad, cuenta quién eres, a qué te dedicas de forma resumida. Cuida la forma de redactarlo porque suele ser lo primero que las personas leen de ti y así se forjarán una imagen sobre tu persona.

En resumen, 4 trucos para que nuestro perfil en LinkedIn refleje profesionalidad y conocimiento de este entorno digital que tan útil es en el mundo empresarial.

4-basicos-en-linkedin

 

Pin It on Pinterest